SARCOFAGOS ROMANOS





LOS ROMANOS NO COLOCABAN LAS TUMBAS EN UN LUGAR TRANQUILO Y SOLITARIO, SINO A ORILLAS DE LAS CALZADAS A LA SALIDA DE LAS CIUDADES, DONDE LOS TRANSEÚNTES PODÍAN CONTEMPLARLAS Y ADMIRARLAS. EN POMPEYA TODAVÍA PODEMOS CONTEMPLAR LAS TUMBAS A LO LARGO DE LAS CALZADAS QUE SALÍAN HACIA EL NORTE DESDE LA PUERTA DE HERCULANO Y HACIA EL SUR DESDE LA DE NUCERIA.ALGUNAS ERAN GRANDIOSAS E IMPRESIONANTES Y PARECÍAN CASAS EN PEQUEÑO; OTRAS ERAN MUCHO MÁS SENCILLAS. ERA UNA COSTUMBRE CORRIENTE DECORARLAS CON GUIRNALDAS DE FLORES Y COLOCAR OFRENDAS DE VINO Y COMIDA DELANTE DE ELLAS.EL QUE ENTERRARAN A LOS MUERTOS EN LAS ORILLAS DE SUS CONCURRIDAS CALZADAS, EN LUGAR DE EN CEMENTERIOS TRANQUILOS, NO ERA POR PARTE DE LOS ROMANOS UNA MUESTRA DE FALTA DE RESPETO HACIA AQUÉLLOS. AL CONTRARIO, CREÍAN QUE, SI LOS MUERTOS NO ERAN DEBIDAMENTE ENTERRADOS Y CUIDADOS, SUS ESPÍRITUS SE LES APARECERÍAN Y LES LLEGARÍAN A CAUSAR DAÑOS. ERA MUY IMPORTANTE PROPORCIONAR AL DIFUNTO UNA TUMBA O UN SEPULCRO, DONDE SU ESPÍRITU PUDIERA TENER UNA MORADA. PERO TAMBIÉN SE PENSABA QUE EL MUERTO QUERÍA ESTAR CERCA DE LOS VIVOS. HAY UNA TUMBA QUE TIENE UNA INSCRIPCIÓN: "VEO Y CONTEMPLO A TODO EL QUE VA Y VIENE DE LA CIUDAD", Y OTRA QUE DICE: "LOLIO HA SIDO COLOCADO AL BORDE DEL CAMINO PARA QUE TODOS LOS TRANSEÚNTES PUEDAN DECIRLE 'BUENOS DÍAS, LOLIO'". SE CREÍA QUE SU ACTIVIDAD VITAL CONTINUABA EN CIERTA MANERA Y POR TANTO HABÍA QUE ABASTECERLO DE LAS COSAS QUE NECESITARA. UN CAZADOR QUERRÍA TENER SU LANZA, UN AGRICULTOR SUS APEROS, Y UNA MUJER SU HUSO. SI EL MUERTO ERA INHUMADO, SUS OBJETOS PERSONALES ERAN ENTERRADOS CON ÉL; SI ERA INCINERADO, SE QUEMABAN TAMBIÉN CON ÉL.UN ESCRITOR GRIEGO LLAMADO LUCIANO CUENTA LA HISTORIA DE UN MARIDO QUE HABÍA QUEMADO EN UNA PIRA FUNERARIA TODAS LAS JOYAS Y TODOS LOS VESTIDOS DE SU ESPOSA DIFUNTA, PARA QUE LOS PUDIERA TENER CONSIGO EN EL OTRO MUNDO. UNA SEMANA MÁS TARDE, CUANDO ESTABA INTENTANDO CONSOLARSE CON LA LECTURA DE UN LIBRO SOBRE LA VIDA EN EL MÁS ALLÁ, SE LE APARECIÓ EL ESPECTRO DE SU ESPOSA. ÉSTA COMENZÓ A REPROCHARLE QUE NO HUBIERA INCINERADO UNA DE SUS SANDALIAS DORADAS, QUE, SEGÚN DECÍA ELLA, ESTABA DEBAJO DE UN COFRE. EL PERRO DE LA FAMILIA COMENZÓ A LADRAR Y ENTONCES EL ESPÍRITU DESAPARECIÓ. EL MARIDO MIRÓ DEBAJO DEL COFRE, HALLÓ LA SANDALIA Y LA QUEMÓ.SE PENSABA TAMBIÉN QUE LOS ESPÍRITUS DE LOS MUERTOS TENÍAN HAMBRE Y SED Y POR TANTO HABÍA QUE PROPORCIONARLES BEBIDA Y COMIDA. EN LA TUMBA SE COLOCABAN CON REGULARIDAD OFRENDAS DE HUEVOS, JUDÍAS, LENTEJAS Y VINO. A VECES SE ABRÍAN AGUJEROS EN LAS TUMBAS PARA PODER ECHAR VINO DENTRO. SE OFRECÍA VINO PORQUE ERA UN SUSTITUTO APROPIADO DE LA SANGRE, LA BEBIDA FAVORITA DE LOS MUERTOS. NO OBSTANTE, DURANTE EL FUNERAL Y EN OCASIONES ESPECIALES SE SACRIFICABAN ANIMALES Y SE HACÍA UNA OFRENDA CON SANGRE.CON TODO, SE PENSABA QUE A PESAR DE ESAS TENTATIVAS POR CUIDAR DE ELLOS, LOS MUERTOS NO LLEVABAN UNA EXISTENCIA MUY FELIZ. PARA AYUDARLES A OLVIDARSE DE ESA INFELICIDAD, SUS TUMBAS SE ADORNABAN FRECUENTEMENTE DE FLORES O ERAN RODEADAS DE JARDINCILLOS, COSTUMBRE QUE HA PERDURADO HASTA NUESTROS DÍAS, AUNQUE HAYA CAMBIADO SU SIGNIFICADO ORIGINAL. CON ÉSTE MISMO FIN, LA FAMILIA Y LOS AMIGOS DEL DIFUNTO CELEBRABAN UN BANQUETE DESPUÉS DEL FUNERAL Y EN EL ANIVERSARIO DE SU MUERTE. UNAS VECES ESTOS BANQUETES TENÍAN LUGAR EN UN COMEDOR ADOSADO A LA TUMBA MISMA, OTRAS EN EL HOGAR DE LA FAMILIA. SE CREÍA QUE LOS ESPÍRITUS DE LOS MUERTOS PRESTABAN ATENCIÓN A ESTOS ACONTECIMIENTOS FESTIVOS Y DISFRUTABAN CON ELLOS.HABÍA TAMBIÉN ALGUNAS PERSONAS QUE CREÍAN EN UN MUNDO DE ULTRATUMBA DONDE LOS MALOS SUFRÍAN CASTIGOS POR LAS MALAS ACCIONES COMETIDAS DURANTE SU VIDA Y DONDE LOS BUENOS VIVÍAN DICHOSOS ETERNAMENTE. SE CONTABAN RELATOS SOBRE EL CASTIGO SUFRIDO POR MALHECHORES FAMOSOS COMO EL MALVADO TITIO, A QUIEN UNOS BUITRES LE DESGARRABAN A PICOTAZOS EL HÍGADO, Y EL DE LAS HIJAS DE DÁNAO (LAS DANAIDES), QUE FUERON CONDENADAS A ECHAR ETERNAMENTE AGUA EN UNAS ÁNFORAS QUE NO TENÍAN FONDO.LAS PERSONAS QUE NO CREÍAN EN ALGUNA FORMA DE VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE ERAN POCAS. ERAN LOS SEGUIDORES DE UN FILÓSOFO GRIEGO LLAMADO EPICURO, QUE ENSEÑABA QUE, CUANDO ALGUIEN MORÍA, EL ESPÍRITU QUE LE DABA VIDA SE DISOLVÍA EN EL AIRE Y SE PERDÍA PARA SIEMPRE. LOS HOMBRES, POR TANTO, NO TENÍAN POR QUÉ TEMER EL MUNDO DEL MÁS ALLÁ, Y PODÍAN DEDICAR TODAS SUS FUERZAS A SACAR EL MEJOR PARTIDO DE ÉSTE.

Comentarios

Entradas populares